Balneario de Cestona

Situada a orillas del río Urola, en el valle de Sastarraín, la bonita localidad de Cestona alberga no colo un rico patrimonio monumental sino también aguas medicinales que han servido para la creación en el siglo XIX de un gran balneario.

Así, esta ciudad logró notoriedad gracias a la construcción de balnearios, siendo en la primera mitad del siglo XX cuando las ofertas de este tipo de establecimientos llegaron a sumar once abiertos al público, pero de los que solo quedó activo el Balneario de Cestona.

El Hotel Balneario de Cestona es un clásico y prestigioso balneario que combina de manera acertada grandes espacios interiores compuestos por amplios salones, magníficos lugares con aguas saladas que son utilizadas en piscinas, baños turcos y duchas todo complementado con las más modernas técnicas de hidroterapia.

Este balneario funciona en un magnífico edificio de estilo modernista reformado con el objetivo de mantener el ambiente elegante y romántico de los establecimientos similares de fines del siglo XIX, pero con toda la tecnología y el confort modernos, disponiendo de servicios de ascensor, caja fuerte, guardaequipaje, internet en las habitaciones, jardines, terrazas, restaurante, cafetería y sala de reuniones.

Un clásico centro con aguas minero medicinales que ha sabido adaptarse a la época moderna, el Balneario de Cestona, situado a solo 8 kilómetros de la costa de Zumaya, en Guipúzcoa, combina tratamientos de salud y bienestar con excelentes ofertas para disfrutar en cualquier época del año.

Piscinas del Balneario de Cestona
Piscinas del Balneario de Cestona

Entre los tratamientos más calificados que ofrece este balneario se destacan las instalaciones que disponen de hidroterapia con diferentes técnicas de aplicación, desde chorros de agua y aire a presión hasta camas y asientos con microburbujas, estaciones de masaje sub-acuáticas y baños termales individuales, turcos y baños de vapor.

Una gran sala de reposo se encuentra instalada en el corazón del balneario, siendo el lugar ideal para recuperarse tras una sesión de baño sin perder los beneficios aportados por las aguas medicinales y los efectos curativos de las aguas de Cestona que comenzaron ya a tomar renombre y popularidad en 1760 y declaradas como de utilidad pública en 1792 hasta la apertura del balneario original en 1804.

Durante su extensa vida, el Balneario de Cestona ha sido visitado por personalidades de la realeza, políticos y hasta escritores, siendo hoy un verdadero paraíso para aquellos que buscan disfrutar de un par de días de relax y recibiendo los mejores tratamientos de belleza, salud y bienestar a precios más que asequibles y rodeado de un paisaje maravilloso.

Sitio Web

8

No Responses

Write a response

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.