Un viaje por Sacromonte, Granada

No es verdad que la tranquilidad idílica esté reservada a la vida en el campo, o a las tierras y pueblos del interior. Erigida sobre los barrios más vibrantes y vivos, encontrarás maravillas en el Sacromonte, como la ancestral abadía construida por encima de las catacumbas. Y en el paquete turístico que te proponemos, podrás conoces lo mejor de una de las más hermosas poblaciones de Granada.

Una escapada romántica por España nunca estará completa si no has pasado por Granada. Andalucía cuenta con numerosas atracciones, pero Granada podría fácilmente ser llamada como la París de España, la ciudad romántica por excelencia. Y no hablamos solo de las atracciones más inmediatas, como el mágico Palacio de la Alhambra, sino de toda una atmósfera que vale la pena conocer.

El tiempo que dispongas para pasear con tu pareja por las estrechas calles de Sacromonte, escuchando aquí y allá las cuerdas de las guitarra, sin duda añadirá mucho a tu experiencia mientras te encuentras de visita en la ciudad.

En el tema del hospedaje, puedes optar por quedarte en Granada, o bien, optar sólo por visitar Sacromonte durante un día; para ello hay rutas de autobús que debes conocer para sacar el máximo provecho de tu viaje. Comienza por la Plaza Nueva y tome el pequeño autobús rojo C2 hasta llegar al extremo de la ciudad, donde se encuentra la Abadía de Sacromonte. El billete cuesta sólo 1,20€ por persona.

Abadía del Sacromonte

Abadía del Sacromonte

La abadía de Sacromonte

Fundada en los primeros años de 1600, la abadía fue construida sobre una mina romana. Los guías turísticos refieren los famosos libros de plomo, que fueron diseñados como instrumentos de estudio en esta abadía; además, hay un montón de secretos para descubrir dentro y fuera del edificio. En ciertos días, puedes unirte a las visitas guiadas por 4€ la entrada. Inician a las 11 de la mañana, se dan en español, y no se permiten fotos.

La abadía cuenta con diferentes divisiones; cada una con curiosos objetos relacionados con la práctica religiosa y de arte sacro:

Habitación 1 – Aquí podemos observar reproducciones fieles de los famosos libros de plomo, con las traducciones de sus textos.

Habitación 2 – Alfombras belgas, reales decretos y del papado, pinturas de varios obispos, dan a entender las relaciones de multiculturalidad y más allá de las fronteras que se forjaban a partir de la abadía.

Habitación 3 – Hábitos eclesiásticos, objetos masivos de oro de la ceremonia religiosa, así como diversos cuadros, incluyendo la pintura “La Virgen de la Rosa”, de Gerard David, que denotan la riqueza involucrada en las actividades de este espacio.

Habitación 4 – Varios libros, incluyendo uno que es por lo menos milenario, y un Goya original titulado “Francisco Saavedra”, muestran sin sombra de dudas la influencia cultural que se ejercía a partir de la abadía. Como curiosidad, decir que esta pintura fue robada en los años 1980, así como otros objetos de alto valor, pero en 1991 fue recuperada con el fin de que pudiera ser vista en el contexto original donde fue producida.

Catacumbas del Sacromonte

Seguimos por debajo del suelo, a las catacumbas que fueron excavadas bajo la abadía: los libros de plomo fueron descubiertos en esta área. Primero pasamos por la capilla de San Cecilio, donde se celebra una tradicional romería que sucede en el primer domingo de Febrero.

Admirámos la ostensividad de las piezas de oro en el altar, así como las figuras de santos y apóstoles magníficamente tallados. La guía señaló, asimismo, un símbolo que, con la misma actitud de espíritu analítico y de atención al detalle que nos hizo reparar en los bancos de madera o en silencio particular de aquella abadía (hay varios tipos de silencio si predispuserem a oírlo, y el de esta abadía es de hecho un especial), que hacía recordar a la Estrella de David, pero que en realidad sería la representación del Sello de Salomón. Ambos fácilmente confundíveis, la diferencia está en que en la Estrella de David, los triángulos se tocan, y en el Sello de Salomón ellos se entrelazan. A partir de ahora nunca nos olvidaremos!

Las catacumbas contenían aún reliquias de varios santos del siglo XVII, incluyendo los hornos donde, de una forma un poco macabra, ellos eran incinerados por motivaciones religiosas. También hay allí pequeñas capillas (conocidas originalmente por Capillas) que pudimos ver antes de volver a la intensa luz del día. La visita duró aproximadamente una hora.

 

No Responses

Write a response

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.