El Mercado Central de Valencia: los colores y sabores de la ciudad

El Mercado Central de Valencia es uno de los mercados más antiguos de Europa aún en funcionamiento, y muestra con orgullo la distinción de “Bien de Interés Cultural”. Originalmente fue construido para ser un mercado a cielo abierto, y sólo después de diez años de trabajo, fue inaugurado en el año de 1928. Décadas más tarde, en 2010, sería completamente renovado. Suele ser muy frecuentado por los turistas y habitantes de la ciudad, ya que se trata de lugar ideal para sumergirse en el corazón de la cultura local y perderse en sus varias posibilidades mientras descubre los productos frescos que tiene para ofrecer. Es una de las visitas que nadie se puede perder durante una estancia en Valencia.

Una perla arquitectónica

El edificio se localiza en el corazón de la Ciutat Vella, en el centro histórico de la ciudad de Valencia, en una zona ideal donde podemos encontrar numerosas atracciones turísticas y muchas tiendas, cafeterías, bares y restaurantes. El edificio de estilo modernista impresiona por su magnitud, siendo un ejemplo de lo que se hizo en la arquitectura del siglo XX. Su esqueleto de metal cuenta con hasta 900 puestos de venta de productos, con un total de 8160 metros cuadrados. Una leyenda cuenta que ya en el siglo XIV había surgido un mercado en esta misma ubicación.

Al entrar en su interior, la primera cosa que vamos a tener en cuenta es la escala y el tamaño del propio mercado, con vigas de acero en forma de arco y una enorme cúpula de 30 metros de diámetro. Esta está compuesta por mosaicos y vidrieras de colores, pero lo que más impresiona son los motivos pintados a mano en los cristales, que representan elementos de la naturaleza. El mercado es, de hecho, un símbolo de la diversidad de alimentos producidos en esta tierra.

Mercado central de Valencia ,  fotografías de Eva Máñez

Mercado central de Valencia , fotografías de Eva Máñez

Una explosión de colores y sabores

Este es un verdadero templo de la gastronomía, con frutas y verduras de temporada, una abundancia de pescado fresco, puestos de carne de cerdo ibérico y muchas variedades de jamón, varios fabricantes de queso y de pan, productores de aceite de oliva, comerciantes de vino, e, incluso… una banda dedicada al azafrán (condimento utilizado en la preparación de la paella valenciana y del fideuà).

Sólo tienes que caminar unos pasos entre los puestos de comida para que puedas apreciar toda esa variedad a veces confusa de productos y especias.

Como mencionamos arriba, hay quioscos dedicados al azafrán, un ingrediente especial y que es obligatorio en la preparación de la paella valenciana. Este aliño, introducido por los árabes durante la ocupación de la Península Ibérica, es producido y está profundamente arraigado en la cultura española. La producción de azafrán en esta región es considerada como una de las mejores en términos de calidad. A pesar de haberse registrado una caída en la producción en más de 100 toneladas por año, los productores españoles no dejan de producir este “oro rojo”, tan agradable de experimentar una auténtica paella valenciana. Si lo deseas, puedes comprar una pequeña cantidad de azafrán para probar cocinar en casa. Dependiendo de la calidad, te puede costar entre 7 y 20€.

Uno de los productos emblemáticos del país, que podemos encontrar un poco en todas las ciudades españolas, es el jamón curado. Los españoles toman el “jamón” muy en serio. Hay diferentes variedades disponibles de este producto, que varían siempre en precio y calidad. La calidad y variedad de los productos es obvia. La gran mayoría de los productores locales se especializa en productos particulares y garantiza así la diversidad en el mercado.

En España hay diferentes tipos de pan que son populares, y este es un alimento que gana importancia cuando pensamos, por ejemplo, que una buena loncha de jamón ibérico o un buen hilo de aceite de oliva siempre debe ser acompañado por pan. Así, uno de los panes tradicionales que puedes adquirir en el Mercado Central de Valencia es el conocido como el “Pan de la Abuela” (pan de la abuela), el “Pan de Pueblo” o el “Pan Rustico”.

En suma, este mercado es ideal para conocer más de la gastronomía y el estilo de vida de los valencianos, disfrutando de una amplísima variedad de productos. Sin duda, lugar que no puedes dejar de visitar en tu estancia en la ciudad.

 

6

No Responses

Write a response

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.