¿Cuándo visitar la Costa Brava?

La Costa Brava es el nombre que recibe un tramo de la costa de la provincia de Girona, entre Blanes y la frontera con Francia. Comprende las comarcas (una división administrativa local) de la Selva, Baix Empordà y Alt Empordà.

El término Costa Brava fue utilizado por primera vez en 1908, y es una referencia al carácter rocoso de la costa. La explotación turística de la región comenzó entre las décadas de 1950 y 1960. Hoy en día es un destino turístico muy importante.

Los principales municipios de la Costa Brava son, de sur a norte, Blanes, Lloret de Mar, Tossa de Mar, Palamós, Palafrugell, Begur, Pals, L’Escala, San Pedro Pescador, Roses, Cadaqués, Port de la Selva, Llansá y Portbou.

Girona y otros destinos turísticos importantes de la provincia del mismo nombre, como Figueres, Banyoles, Besalú o Castellfollit de la Roca no forman parte de la Costa Brava.

Costa Brava, camí de Ronda

Costa Brava, camí de Ronda

¿Cuándo visitar la Costa Brava?

Teóricamente, la Costa Brava puede ser visitada los 12 meses del año. Sin embargo, quien quiera disfrutar de la playa, necesariamente deberá planear su viaje con un margen de tiempo mucho más reducido, entre junio y septiembre. Vamos a evaluar todos los meses del año, destacando los mejores para visitar la playa y tomar el sol:

Enero, febrero y marzo en la Costa Brava. Temporada baja. Bastante frío y cero posibilidades de visitar la playa. Muchos bares, restaurantes y hoteles están cerrados. Muy cerca de la Costa Brava, es una buena época para visitar tanto Girona como Figueres. Sin salir de la provincia de Girona, también es una época excelente para aquellos que quieran esquiar en La Molina o divertirse en la nieve en Vall de Núria.

Abril y mayo en la Costa Brava. Sigue siendo temporada baja. Las temperaturas son más suaves, a pesar de ser una época de mucha lluvia. Los días van contando con más horas de luz y el aprovechamiento de los paseos es mejor. Muy cerca de la Costa Brava, es una buena época para visitar tanto Girona como Figueres.

Junio en la Costa Brava. Junio es cuando la Costa Brava se despierta para el turismo. Las temperaturas van quedando más calientes poco a poco y comienza la temporada de playa, a pesar de que la temperatura del mar es aún muy fría, porque el mar no ha tenido el tiempo suficiente para calentarse. El gran número de horas de luz hace que el aprovechamiento de los días sea ideal. Es un mes con precios de temporada media y una presencia moderada de turistas en la región. Es un mes ideal para visitar los pueblos de la costa antes de la llegada de las multitudes durante el verano.

Julio y agosto en la Costa Brava. Son los dos meses de temporada alta en la región. Las buenas temperaturas atraen a los turistas, que se agolpan en la Costa Brava. Se registran los precios más caros del año. Los pueblos están llenos de gente, y muchas de las carreteras más estrechas de la región se encuentran insoportablemente colapsadas.

Septiembre en la Costa Brava. Septiembre es el último mes del año para aquellos que quieren disfrutar de las playas de la región. El mes es de temporada media, con menos turistas que en julio y agosto. Es un mes ideal para visitar los pueblos de la costa después de la salida de las multitudes durante el verano.

Octubre en la Costa Brava. Comienza de nuevo la temporada baja. La temporada de playa terminó y el tiempo va cambiando poco a poco, yendo al encuentro del invierno. Los días van contando con menos horas de luz y el aprovechamiento de los paseos es menor.

Noviembre y diciembre en la Costa Brava. Meses muy parecidos a los de enero y febrero. Está llegando el invierno y visitar la Costa Brava en el período debe centrarse en visitar pueblos y lugares de interés histórico.

No Responses

Write a response

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.