Conociendo Carmona, un pueblo mágico de Andalucía

Carmona es una ciudad hermosa y muy pintoresca, que conserva mucho de su patrimonio secular visitable. Si te quedas en el centro histórico vas a estar cerca de todo, y fácilmente entras en el ambiente de un lugar muy acogedor. Tiene como lema: “Carmona, lucero de Europa” y ha recibido premios de turismo en Andalucía.

Los orígenes de Carmona datan de la época Neolítica y, por tanto, contienen numerosas ruinas prehistóricas, así como de las épocas romana, islámica y contemporánea. La localidad fue intensamente romanizada, llegando a tener el privilegio de tener su propia moneda. Su importancia se mantuvo durante la ocupación musulmana, siendo la capital de uno de los reinos de Taifa. En 1247 se rindieron a Fernando III, el Santo. Para Pedro el Cruel, este fue uno de los lugares de predilección y, durante su reinado, esto le trajo bastante desarrollo.

Durante los reinados de Juan II y Enrique IV, fue el escenario de rivalidades de casas de familias nobles de Ponce de León y Guzmán. Y en 1630, Felipe IV le otorgó el título de ciudad a Carmona en la Actualidad; ya que Carmona tiene cerca de 29 mil habitantes.

La Semana Santa de Carmona es, sin duda, una de las más importantes fiestas – y, por eso, forma parte de los Caminos de Pasión en Andalucía. La pieza más antigua, que participa en la Semana Santa, es El Señor de la Amargura, de 1521, hecho por Jorge Fernández Alemán. Otra fiesta que atrae a mucha gente es el Corpus Christi, donde sale a la calle una pieza del siglo XVI, donde las calles son adornadas con flores para recibir las procesiones.

Carmona es una de las ciudades más monumentales de Andalucía con un patrimonio riquísimo. Uno de los aspectos más destacados es el Alcázar en la Puerta de Sevilla y el Alcázar del Rey Don Pedro, donde se encuentra el Parador de Turismo, así como la Puerta de Córdoba. En la Casa Palacio del Marqués de las Torres es donde está el Museo de la Ciudad, que vale la pena visitar para conocer más sobre Carmona y sobre la propia Andalucía.

El monumento romano más notable es la Necrópolis, compuesta por varias cámaras sepulcrales con la Tumba del Elefante y la Tumba de Servilia. Paseando por las calles de la ciudad vas a descubrir numerosas casas y palacios, con siglos de historia, así como muchos monumentos religiosos. Destaca el templo gótico de Santa María, la catedral carmonense. Otras iglesias para visitar son la Iglesia de San Felipe y de San Pedro.

La Plaza del Mercado de Abastos fue construida en el siglo XIX (en 1844), en el que era el solar del convento de Santa Catalina. Tiene un diseño rectangular, con 45 por 35 metros, y bajo los arcos, cuenta con 28 puestos para comerciantes, con cafeterías y tiendas. En la gastronomía, uno de los platos más típicos de Carmona son las alboronías (similar al famoso plato de ratatouille) con espinacas, ensaladas, sopa de tomate, espárragos, etc.

La Fiesta de la Primavera, llamada la Feria de Mayo, es una de las mayores fiestas de Carmona. Se celebra en la tercera semana de mayo y lleva alegría a la ciudad. Se realiza desde el año 1466, cuando Enrique IV de Castilla le dio el privilegio a la ciudad de celebrar anualmente una feria de ganado. En septiembre tiene lugar otra gran fiesta que es la Romería y Fiestas en Honor de la Virgen de Gracia, con la tradicional peregrinación hasta la ermita. La mejor época para visitar, fuera de las fiestas, es primavera u otoño. En verano es muy caliente.

Cabe señalar que hay autobuses directos desde el centro de Sevilla a Carmona. 

1

No Responses

Write a response

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.