Cadaqués, un pueblo totalmente artístico

¿Quieres conocer al pueblo más oriental de toda la península Ibérica? Pues vayamos hacia Cadaqués! ¿Sabías que este municipio español corresponde a la provincia de Gerona y se sitúa exactamente en la comarca del Alto Ampurdán? Es importante contarte que durante muchos años este pequeño pueblo quedó aislado del mundo, y no fue sino hasta el siglo XIX, que logró conectarse con el resto de la zona de Ampurdán. Suena interesante ¿Cierto? Pues vayamos a descubrir a Cadaqués

A pesar de ser un pueblo, Cadaqués contiene una cantidad maravillosa de lugares turísticos a ser visitados. La importancia de estos lugares y su valor, son realmente sorprendentes.

¿Qué ver en Cadaqués?

Empecemos por ejemplo con la Casa Museo del famosísimo y extraordinario pintor Salvador Dalí. Esta joya histórica se sitúa en la Bahía de Portlligat, y es un lugar indispensable para adentrarse en el mundo artístico del pintor. Este hermoso lugar esta rodeado de bellos paisajes que cautivaron al artista a primera vista, su hermosura es sin duda cautivante. Aquí también podemos encontrar recuerdos del pintor, su taller, y su biblioteca. Sin duda, un viaje imperdible para todos aquellos admiradores del arte surrealista.

Otro lugar que no debe pasar desapercibido en su visita a este lugar, es el Parque Natural de Cabo de Creus. ¿Sabías que este parque es el único en todo el país que cuenta con 2 zonas: una marítima y una terrestre? El Parque Natural de Cabo de Creus cuenta con un total de 14,000 hectáreas de las cuales 11,000 están dedicadas a las especies terrestres y 3,000 a las marinas. Te interesará saber que aquí encontrarás especies protegidas que no se hallan en otras partes del mundo.

Asimismo te recomendamos que lleves una cámara fotográfica pues su paisaje natural es vibrante, lleno de acantilados, calas y pequeñas islas. El mundo marino del lugar también es muy apreciado por los submarinistas, quienes consideran a esta reserva como un verdadero paraíso subacuático por su impresionante riqueza marina. Asimismo, en el Parque Natural de Cabo de Creus se halla el Faro de Creus, lugar donde el famoso director Orson Welles rodó El Faro del Fin del Mundo.

Casas blancas de Cadaqués

Casas blancas de Cadaqués

Cerca de Cadaqués también hallamos otras atracciones turísticas. Una de ellas son las Ruina Empúries, una antigua ciudad grecorromana que data del año 550 a.C. es interesante saber que este lugar fue usado como entrada y salida de la Península Ibérica por los griegos; sin embargo, con el paso del tiempo, este punto fue sustituido por otros en las zonas de Barcelona y Tarragona.

No obstante, la principal atracción de este lugar, como ya te dijimos, es el Museo Dalí. En este lugar se halla una colección invaluable de obras del artista además de una exposición de joyas diseñadas por él mismo. El lugar además alberga obras que abarcan sus más recientes experiencias en la pintura, así como obras realizadas en sus últimos años de vida. Vale la pena venir aquí solo por ese privilegio.

Cadaqués: un pequeño paraíso en la tierra

Algunas curvas y el mar mediterráneo separan de este pequeño paraíso del resto del universo: Cadaqués. Uno de los pueblos más coloridos del mundo, que aparece como destino en el libro: 1.000 lugares para conocer antes de morir y que sirvió de refugio a Salvador Dalí; y que se encuentra a sólo 170 Km de la ciudad de Barcelona y a 73 Km de Girona.

Se trata de una villa de pescadores, ubicada en la Costa Brava, en Cataluña, que debería ser paso obligado de todos los seres humanos. Si dicen que tras esta vida vamos al paraíso, pues bien, es muy probable que ese paraíso sea Cadaqués.

Lejos de los focos turísticos internacionales, es un lugar perfecto para relajarse y disfrutar, ya sea solos, en pareja, en familia o con tus amigos.

Para llegar sólo hay dos maneras: en coche o en barco. Y si no cuentas con un bote con el que puedas navegar y atracar en el Mediterráneo, tal vez te quede una sola opción, el coche.

Sin embargo, el camino es tan cautivador como las aguas del mar; y es que te encontrarás con numerosas curvas que serpentean las montañas; un paisaje que esconde nuestro pequeño paraíso.

Al llegar, descubrir las callejuelas de este pueblo es una gran atracción. Otra opción bastante obvia es disfrutar de la playa.

Como te mencionamos anteriormente, Salvador Dalí nació en la región, y eligió esta pequeña ciudad para ser su lugar de veraneo. En la actualidad, la casa en la que solía quedarse durante el verano ha sido convertida en museo y, frente al pequeño paseo marítimo del pueblo, se alzó una estatua del reconocido artista.

Nosotros te recomendamos caminar sin rumbo y sin dirección por toda la orilla. Antes de que te des cuenta ya te encontrarás en el otro lado del paseo; y es que la belleza del lugar te mantendrá cautivado.

Mirar la ciudad desde cualquier ámbito es fascinante. Los colores y la arquitectura de las casas desalineadas le dan un particular aire rústico que encanta a cualquiera. Azul y blanco son los dos colores predominantes que vas a encontrar por todo el pueblo, como si se tratara de algún pueblo en una isla griega; además, están todas decoradas con puertas y ventanas en el mismo tono, el color del mar. Así mismo, el naranja de los tejados también puede ser apreciado en un hermoso contraste.

Además, si miramos hacia el mar, lo que para ser de un solo color también se vuelve una auténtica acuarela. Y es que por toda la zona costera podremos encontrar pequeñas embarcaciones de los pescadores que, desde antaño, le han dado una identidad propia al pueblo, cuando veas este paisaje, pregúntate: ¿qué se sentirá ir al trabajo y volver a casa todos los días con esta vista?

En poco tiempo es posible comprender el motivo por el cual este particular pueblo se ha vuelto la fuente de inspiración de tantos artistas. Contamos con paisajes artísticos, completamente naturales, en cualquier lugar a donde miremos.

No Responses

Write a response

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.