Breve historia de la Gran Canaria

La historia primitiva de las Islas Canarias está envuelta en mitos y leyendas, asociado muchas veces a la desaparecida Atlántida o a las narrativas de las Islas Afortunadas, el paraíso mitológico de los antiguos griegos y celtas. Nos centramos en la historia de la Gran Canaria.

Se piensa que la Gran Canaria ya estaría poblada por alrededor de 500 a. C.; aunque algunos antropólogos e investigadores aseguran que se encontraban habitadas desde siglos antes; existiendo varias teorías acerca de los orígenes de los primeros habitantes.

La más historia de la Gran Canaria más aceptada afirma que los nativos de Gran Canaria, conocidos como los Guanches (aunque el término “Canarios” sea lo históricamente correcto), serían originarios del norte de África y descendientes de los bereberes, uno de los pueblos tradicionales que se relaciona con el comercio y la fundación de asentamientos alrededor del desierto del Sahara. Los guanches vivían de forma muy primitiva – como prueban los utensilios y armas sencillas encontradas en la isla – y habitaban en principalmente en cuevas. Sin embargo, se cree que habrían usado rocas para construir pequeños refugios improvisados compuestos por ramas y hojas (refugios construidos por temporadas; ya que seguían manteniendo un estilo de vida preferentemente nómada). Su mayor logro fue en el ámbito de la cerámica, donde el barro era modelado manualmente, sin el uso de la rueda de alfarero.

Antigua historia de la Gran Canaria

Antigua historia de la Gran Canaria

Historia de la Gran Canaria tras la caída del Imperio Romano

Después de la caída del Imperio Romano, las Islas Canarias fueron olvidadas en Europa durante casi 1000 años, hasta su redescubrimiento por navegantes del Mediterráneo en los inicios del siglo XIV, con cerca de 30 000 Guanches de la isla de Gran Canaria, que vivían una vida relativamente pacífica. La situación cambió drásticamente a lo largo del siglo XIV, cuando los genoveses, portugueses y catalanes comenzaron a enviar sus barcos a las islas en busca de esclavos y pieles. En el inicio del siglo XV se inició el proceso de conquista de las islas.

En Gran Canaria, los guanches resistieron aguerridamente a la conquista española, pero en 1483, Pedro de Vera, que comandaba las fuerzas invasoras, concluyó la ocupación iniciada por Juan Rejón cinco años antes. Los sobrevivientes fueron esclavizados o convertidos al cristianismo y desaparecieron como pueblo.

Los contactos con el Nuevo Mundo (intensificados por la elevada emigración a América Latina provocada por los problemas económicos locales), donde Cuba había conquistado la independencia de España en 1898, vinieron a despertar a las aspiraciones independentistas de las islas Canarias. Sin embargo, la mayoría de la población sólo reivindicaba la división del archipiélago en dos provincias distintas (Las Palmas y Tenerife), lo que vino a suceder en 1927.

Pocos años antes, en 1912, la aprobación de la Ley de los Consejos (“Ley de Cabildos”) en España, vino a permitir la aprobación de una serie de proyectos de infraestructuras, como aeropuertos, embalses y la red principal de carreteras de la isla, sentando las bases para el desarrollo de la industria del turismo. El año de 1982 fue otra de las fechas más importantes de la historia local, con la aprobación del Estatuto de Autonomía de Canarias.

2

No Responses

Write a response

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies