5 ciudades espectaculares de la Costa Brava para visitar

La Costa Brava tiene muchas ciudades y pueblos encantadores, por lo que ser sumamente difícil elegir solo una para pasar una temporada de vacaciones. Por ello, aquí te dejamos por eso una selección de nuestras favoritas. Así, podrás decidir más fácilmente entre los lugares que más se ajustan a lo que buscas para tus próximas vacaciones. La mayoría de estas localidades se encuentran próximas entre sí, por lo que puede visitarlas en un día de paseo, y merece muy mucho la pena ser descubiertas!

1. Pals

Pals es conocida como una de las más encantadoras villas de la Costa Brava. Situada en la cima de una colina, fue construida con murallas fortificadas a su alrededor, y por eso mantiene un aspecto medieval que justifica nuestro entusiasmo cada vez que la visitamos… Ir a Pals es como viajar atrás en el tiempo. Su centro histórico fue declarado Sitio de Interés Histórico-Artístico en 1973.

Sus tradiciones locales y de restauración se han conservado hasta los días de hoy. El entorno es simplemente maravilloso, con playas vírgenes, dunas, lagos y campos de arroz.

2. Tossa de Mar

Tossa de Mar es una ciudad bastante particular donde se pueden observar simultáneamente las olas del Mediterráneo y ahogarte en un ambiente medieval con encanto – todo de una vez.

En realidad, Tossa de Mar es la última ciudad medieval fortificada de la Costa Brava. Al dar un paseo por su centro histórico, descubrirás que detrás de sus altas murallas y famosos restaurantes, se ocultan empedradas y pintorescas calles; así como vistas impresionantes de la Costa Brava.

Su playa principal, Playa grande, está llena de barcos de colores y bañistas, especialmente durante el verano. Así mismo, se encuentra coronada por una fortaleza militar perteneciente al centro histórico, desde donde podremos observar el hermoso paisaje circundante.

3. Cadaqués

Fue en esta ciudad blanca, con un ambiente peculiar., que Salvador Dalí se desarrolló como artista. Cadaqués aún posee el aura sofisticada y bohemia de otros tiempos, añadiéndole una vida vibrante con festividades aconteciendo durante todo el año.

Cadaqués también tiene una historia fascinante que se refleja en su arquitectura. Aquí podremos encontrar la famosa Casa-Museo de Salvador Dalí, asi como un buen número de edificios de inspiración modernista.

Casas blancas de Cadaqués

Casas blancas de Cadaqués

Para los veraneantes, Cadaqués se asume como una localidad costera con mucha vida propia, incluyendo tiendas, restaurantes con exquisitos platos locales, así como talleres y stands donde podemos pasar horas explorando diversos artículos artesanales. Esto sin olvidar, por supuesto, las playas y calas mágicas del Parque Natural de Cap de Creus, donde es posible nadar en las aguas cristalinas o pasear a lo largo de senderos con vistas panorámicas increíbles.

4. Calella de Palafrugell

Calella de Palafrugell es un pequeño pueblo de la región de Bajo Ampurdián en la Costa Brava. Con sus casas blancas, calles estrechas, barcos de madera en la playa y encantadoras calas por descubrir, Calella, tiene una atmósfera mágica muy propia. El Port Bo, un puerto de las inmediaciones de Calella de Palafrugell, fue considerado Patrimonio Cultural de Importancia Nacional.

También hay algunas visitas obligatorias de las zonas alrededor de esta localidad, como el jardín botánico y el castillo de Cap Roig, así como la ciudad ibérica de San Sebastián de la Guarda. Si estás buscando momentos de relajación, entonces tienes que visitar las playas de Calella. También hay un montón de fiestas y eventos que te mantendrán entretenido durante todo el año.

5. Blanes

La antigua villa de pescadores de Blanes debe ser una de sus prioridades en la lista de lugares a visitar. Tiene hermosas playas y calas rocosas, hermosas iglesias, un centro histórico impresionante, monumentos de importancia histórica y bastantes restaurantes y bares. También posee uno de los pocos puertos de pesca en la Costa Brava que aún están activos y dispone de una atmósfera relajante, perfecta para las familias. Fue oficialmente reconocido como un destino de vacaciones familiar, gracias a sus excelentes servicios e instalaciones pensadas para los niños.

Si decides visitar Blanes durante rus vacaciones, tendrá la oportunidad de ver y disfrutar de los mejores jardines botánicos de Europa. También podrás subir a la colina de San Juan (“Sant Joan”, en catalán), en dirección al castillo con el mismo nombre.

No Responses

Write a response

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.